dijous, 10 d’octubre de 2013

12 d'octubre: l'altra cara la "festa"






“Entraban en los pueblos, ni dejaban niños ni viejos, ni mujeres preñadas ni paridas que no desbarrigaban y hacían pedazos, como si dieran en unos corderos metidos en sus apriscos. 

Hacían apuestas sobre quién de una cuchillada abría el hombre por medio, o le cortaba la cabeza de un piquete, o le descubría las entrañas. 




Tomaban las criaturas de las tetas de las madres por la piernas, y daban de cabeza con ellas en las peñas. 


Otros daban con ellas en ríos por las espaldas, riendo y burlando, y cayendo en el agua decían: “bullís, cuerpo de tal”; otras criaturas metían a espada con las madres juntamente, y todos cuantos delante de sí hallaban. 


Hacían unas horcas largas, que juntasen casi los pies a la tierra, y de trece en trece, a honor y reverencia de Nuestro Redemptor (sic) y de los doce apóstoles, poniéndoles leña y fuego los quemaban vivos. 


Otros ataban o liaban todo el cuerpo de paja seca: pegándoles fuego, así los quemaban. Otros, y todos los que querian tomar a vida, cortábanles ambas manos y d’ellas llevaban colgando, i decíanles: “Andad con cartas”, conviene a saber, llevad las nuevas a las gentes que estaban huidas por los montes. 


Comúnmente mataban a los señores y nobles d’esta manera: que hacían unas parrillas de varas sobre horquetas y atábanlos en ellas y poníanles por debajo fuego manso, para que poco a poco, dando alaridos...”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada